La reactivación del proyecto a finales del año pasado fue dispuesta por el gobierno provincial, responsable de la ejecución de las obras en la S-441, ruta que une la E 53 con la E 57.

El trazado de 3,8 kilómetros sobre el conocido “camino del frigorífico” incluye un puente de 44 metros que reemplazará al vado actual y la construcción de los desagües pluviales. Contará con tres rotondas: la primera en la intersección con la calle Sarmiento, la siguiente sobre Gustavo Centeno y la última será para acceder a la autovía. La calzada será de 7,30 metros, con banquinas de 2,5 metros de cada lado y sus respectivas cunetas.

Sostiene el Intendente Jorge Fabrissin:
“Esta obra es crucial en la planificación de la ciudad hacia el norte, no solo por la accesibilidad, sino también por la comunicación con el sector que correspondía a Juarez Celman y que fue recuperado como parte de nuestro ejido urbano”.
Por su parte, el ministro de Obras Públicas de la provincia, Ricardo Sosa, en declaraciones al diario La Voz, señaló que la inversión prevista alcanza los 240 millones de pesos y que “es una obra muy importante, insistentemente pedida por el intendente (Jorge Fabrissin), porque aliviará la E-57 y le transferirá tráfico a la E-53, además de representar un nuevo punto de acceso asfaltado a Unquillo”. Afirmó, además, que la ejecución está prevista en 300 días, a cargo de la constructora Afema.