Dentro de las estancias, las viviendas de aparceros y peones fueron conformando los primeros rancheríos y asentamientos, al tiempo que la región iba ganando fama por las bondades de su paisaje, con solares y arroyos ideales para disfrutar en verano.

Con el nuevo siglo, la actividad turística se desarrolla en la provincia con gran impulso. El gobierno invierte en infraestructura, construyendo puentes y mejorando los caminos, mientras inician los primeros loteos cerca de los arroyos.

A pedido de los veraneantes, se aceleró el proyecto de un ramal del Ferrocarril, autorizado a inicios de 1913 por el Ministro de Obras Públicas. En julio de ese mismo año llegará la primera formación proveniente de la Estación de Barrio Alta Córdoba. El 29 de agosto de 1913 el Ministerio de Obras Públicas publicó el Acta donde se otorga la denominación de “Estación Unquillo” a la estación del Ferrocarril ubicada en el km 17.90. A falta de una fecha fundacional, esta fecha se toma como “Acta Bautismal” de nuestra localidad.

La traza urbana se desarrolló hacia el norte de la estación. Familias de inmigrantes llegadas en esos años establecieron los primeros comercios subiendo por el camino principal hasta la actual Plaza Alem. En todos los rincones del pueblo se construyeron casas de veraneo y hospedajes, llegando a tener unas 2000 plazas hoteleras.
La estación recibía formaciones de hasta seis coches con locomotora a vapor. Hacia 1928 corrían entre Córdoba y Unquillo unos 16 trenes, con la posibilidad de hacer combinaciones desde Santa Fe y Buenos Aires.

En 1950 el Cochemotor reemplazó las locomotoras a vapor. Durante la semana el tren era el transporte obligado de los vecinos que partían hacia la capital para trabajar; muchos llegaban en sulky y otros en motonetas que estacionaban en el jardín de la estación.

El cierre del ramal sucedió en 1969, como en muchos rincones del país.

De aquel entonces nos queda un patrimonio arquitectónico, histórico, comunitario invaluable, que enriquece nuestro legado cultural y nos mueve a seguir construyendo nuestra identidad.El Municipio se constituye en 1939, siendo Luis Luiggi el primer intendente electo.

Con el cierre del ramal ferroviario la actividad turística se resiente y lentamente el pueblo va dejando paso a la ciudad. Entre la década del 70 y 80 la fabricación de calzados y la industria frigorífica se transforman en la principal actividad económica.

En los ’90 el crecimiento demográfico se multiplica en toda la región del Gran Córdoba, conviviendo las tradiciones de pueblo con el fenómeno de las “ciudades dormitorio”.

En el cambio de siglo la ciudad se transforma con la participación activa de la comunidad en la construcción de una identidad renovada. La ciudadanía unquillense se expresa habitando los espacios comunitarios, participando, decidiendo y diseñando la ciudad, enfrentando los desafíos del crecimiento urbano con conciencia ambiental, poniendo en valor tradiciones e identidades con una pujante vida cultural.